En julio las plantas de arroz del Delta del Ebro ya han germinado y los arrozales se van pintando de verde a medida que crecen sus hojas. Durante este período hay que tener especial cuidado, sobre todo, con las posibles plagas y con los temporales como el que tuvo lugar la tercera semana de junio en Terres de l’Ebre en el que el exceso de agua provocó alguna inundación.

Nuestros arroces Illa de Riu requieren mucho mimo para que puedan llegar en perfectas condiciones a nuestros clientes. Y en esta época ponemos especial énfasis en su cuidado para que las plantas y los granos de arroz estén en excelente estado para el mes de septiembre cuando tenga lugar la recolección y veamos concluir otro ciclo exitoso.

Pero ahora que es verano, mucha gente visitará también nuestro delta y gozará de un entorno esplendoroso, con una biodiversidad muy rica y con el mar Mediterráneo al este y el Monte Caro al este observando orgulloso la planicie.