Semillas de arroz certificadas, el origen de los arroces Illa de Riu

Ya estamos en junio y, después de la inundación de los campos, el periodo de siembra de nuestras semillas de arroz certificadas ha concluido. Un proceso meticuloso que otorga al arroz Illa de Riu una calidad excepcional. Al producir nuestra propia semilla y cultivarla sin depender de terceros, aseguramos la máxima calidad sin mezcla de otras variedades, y con una igualdad y uniformidad del producto constantes.

Con la calidad y la excelencia como principio fundamental en nuestro trabajo, hace más de tres décadas apostamos por convertirnos en uno de los primeros seleccionadores de semillas, con una gran inversión tecnológica. Desde entonces, y siguiendo un escrupuloso proceso de selección, producimos semillas de arroz de distintas variedades, entre las que se encuentran: bahía, bomba y carnaroli.

Unas semillas que recogimos cuidadosamente el año pasado en nuestra finca Illa de Riu para asegurar la máxima calidad y homogeneidad de nuestras variedades de arroz en la próxima cosecha. Esto garantiza la pureza de la nueva generación de arroces, que hará las delicias de chefs y gourmets.

Cómo obtenemos semillas de arroz certificadas

Semillas de arroz certificadas Illa de Riu

El origen de nuestro cultivo está en la producción de nuestras propias semillas de arroz para asegurar la pureza varietal que tanto valor da a nuestros arroces. 

En Illa de Riu producimos semilla certificada de arroz con título oficial como seleccionadores de semillas, y así obtenemos desde la primera generación todas nuestras variedades de arroz.

El proceso empieza con la selección de las mejores espigas de cada variedad. Nuestro ingeniero agrónomo recoge las cien mejores espigas de la producción para extraer los granos e iniciar el primer ciclo. 

El material inicial para la obtención de semillas de arroz certificadas se selecciona grano a grano y se mete en sobres que contienen unas 20 semillas. Éstas se llevan posteriormente al vivero donde, dentro de los semilleros, crecen hasta alcanzar el tamaño adecuado para su trasplante al campo. De este modo conseguimos que estas madres florezcan antes que el resto de la variedad sembrada en el campo y evitamos así cruces genéticos no deseados.

Selección de semillas de arroz

Con estos pocos kilos se siembra una pequeña superficie para obtener la segunda generación. Después, para seguir aumentando la producción sin perder calidad, se hace una tercera generación, y por último la cuarta, que es la utilizada para obtener el arroz comercial. Un proceso complejo que requiere de la constancia y del rigor de nuestros técnicos agrónomos.

Plantación de semillas de arroz

Tras sembrarlo en el campo y transcurridos varios meses, el ciclo del cultivo del arroz finalizará con la recolección de los granos de arroz, una vez estén maduros, en el mes de septiembre. Un arroz en el que confían los restaurantes más exigentes.